lunes, 31 de marzo de 2014

Receta ahorro: Patatas guisadas a las finas hierbas.

Pues sí; sólo gasté 1,53 €; increíble pero cierto; de hecho es una receta de esas que casi no hay ni que ir a comprar específicamente porque los ingredientes son muy cotidianos, pero si como a mí, os falta alguna cosilla pues ya veis qué bien de precio.
Aunque no es un plato completo en sí, vale para acompañar unas costillas, un bacalao..., o como hice yo, con un resto de comida con un poco de pollo asado que sobró de la noche anterior.
Tiene mucho sabor, y lo mejor es que disfruté mojando pan en la salsa, que la única grasa que lleva es el aceite en el que se sofríe la cebolla y el ajo...
Ingredientes para 3 ó 4 personas:
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- 1/2 cebolla picada
-1 diente de ajo picado
- 3 patatas medianas peladas y chascadas (en trozos, más o menos, del mismo tamaño para que se cocinen todos por igual)
-sal y pimienta
-1 cucharada de azúcar
-1 cucharada de vinagre de vino blanco
-1/2 hojita de laurel
-2 tomates maduros triturados
-hierbas aromáticas (yo usé perejil, orégano y tomillo-limón, que tengo plantadas en el balcón una pequeña ramita de cada una).

Preparación: 
Se sofríe la cebolla y el ajo en el aceite, se añaden las patatas, se salpimentan y se rehogan unos minutos.
Se añade el azúcar, el vinagre y el laurel, se mezcla bien y se añade agua hasta cubrir las patatas solamente.
Se agrega el tomate y las hierbas picadas sin los tallos.
Tapar y cuando hierva dejar cocer entre 30 y 40 minutos, se van comprobando las patatas.
Si se ve que la salsa está demasiado líquida se puede espesar media cucharada de harina de maíz disuelta en medio vaso de agua fría.
Comprobar el punto de sal y listo.


sábado, 1 de marzo de 2014

Dulces bizcochitos de calabaza y canela.

Llámalos bizcochitos, magdalenas, muffins, cupcakes o maripepes... hoy quería prepararle una merienda-cena especial, ya que mi marido vendría tarde, cansado y pasado por agua después del trabajo, así que la parte dulce fueron estos bizcochitos de calabaza, están deliciosos, con una esponjosidad y jugosidad increíbles, y con muchísimas posibilidades para combinar sabores y texturas.

Ingredientes (me salieron 16 unidades, depende si los moldes son pequeños o grandes...): -400 gr de calabaza sin piel -4 huevos -350 gr de azúcar -225 de preparado panificable sin gluten Beiker -1 sobre de levadura sin gluten (Hacendado) -1 cucharadita de canela en polvo -150 gr de aceite de oliva suave -150 gr de queso blanco para untar -1 limón -margarina -1 pizca de sal.

Preparación:
Se asa la calabaza en trozos medianos en una fuente untada con aceite, con el horno precalentado a 200ºC durante 40 minutos aprox. (hasta que esté tierna). Cuando se temple un poco se tritura.
Dejamos el horno encendido mientras hacemos la mezcla ( muy rápido).
Se preparan los moldes, yo los uso de silicona, así que los pinto con un poquito de margarina.
Ponemos en un cuenco los huevos, 175 gr de azúcar, el aceite, la calabaza, la canela y la harina tamizada con la levadura y la sal; y se bate todo junto con las varillas eléctricas.
Ponemos la masa en los moldes (hasta las 3/4 partes) y se hornea durante 25 minutos.
Se dejan enfriar en una rejilla y listo para comerlos o decorarlos.
Yo hice un glaseado batiendo queso de untar, con zumo y ralladura de limón y el resto del azúcar (también se puede sustituir el queso por nata montada y quedará más o menos como un mousse. Y encima les puse nuez de macadamia.

Sugerencia: la masa queda muy bien con casi cualquier fruto o fruta seco/a, como nueces, coco rallado, pasas...  Se puede aromatizar con otra especia que no sea canela, pero personalmente estos dos sabores me gustan, además la canela, no sé si lo sabíais ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre.
Espero que os animéis a hacerlo, creo que os va a gustar mucho, mi marido ya se los comió templados, no me dio tiempo a que el glaseado se solidificase un poco... se ve que le gustaron.