jueves, 23 de octubre de 2014

Guiso de salmón "de repente"


Tomando como base y haciendo alguna modificación de la receta del marmitako, sé que lo normal es hacer este guiso con bonito o atún y he cambiado algún ingrediente para adaptarme a lo que tenía en casa, os la comparto para que probéis a cambiarle lo que vosotros queráis... el tipo de pescado, los pimientos rojos por verdes, añadirle un toque de especias o picante...
Veréis que lo hice súper sencillo porque fue algo improvisado; tenía el salmón en la nevera pero no tenía ganas de comer el típico salmón a la plancha, en casa teníamos ganas de algo más consistente, aunque veréis que la única grasa que lleva es el aceite de oliva y la del propio salmón que, en su justa medida, son más que saludables.

Ingredientes (4 personas):
-Filetes o lomos de salmón fresco (3/4 kilo, o depende de lo que comáis en casa)
-4 patatas medianas
-1 cebolla
-1 diente de ajo
-1 pimiento rojo
- 2 cucharadas de concentrado de tomate
-1 cucharada de almendra molida
-4 cucharadas de aceite de oliva
-sal
-pimienta.

Preparación: 
Pelar y picar la cebolla y el ajo y sofreírlos en una cazuela con el aceite a fuego medio bajo, hasta que la cebolla esté blanda y transparente, con sal.
Lavar el pimiento, quitarle las semillas y los nervios blancos del interior y cortarlo en daditos y hacerlo con la cebolla removiendo de vez en cuando, hasta que esté pochado.
Pelar las patatas y trocearlas chascándolas en trozos no demasiado grandes para que se hagan fácilmente, pero no emasiado pequeños como para que se deshagan; añadirlas y dorarlas subiendo el fuego al medio un par de minutos. Añadir el tomate concentrado y mezclar.
Cubrir con agua caliente o caldo, más o menos un litro, hasta cubrir las patatas solamente, y cocer  con la tapa unos 20 minutos una vez que hierva el agua, o ir controlando hasta que la patata esté hecha, si ves que es necesario añadir un poco de agua o caldo de vez en cuando, se añade.
Si el salmón viene con la piel, quitársela, y quitar las posibles espinas que pueda tener; cortarlo en dados, salpimentarlo y añadirlo cuando las patatas estén tiernas; añadir la almendra molida para que espese un poco el guiso; y dejar hacer con la cazuela tapada 5 minutos más.
Servir y ¡disfrutar!...
... cuidado, ¡que quema!

No hay comentarios:

Publicar un comentario