martes, 28 de enero de 2014

Gominolas "made in casa"

Súper fácil, ricas y lo menos sano que llevan es la cantidad de azúcar, pero ya sabemos que las gominolas no son especialmente recomendadas por dentistas, pero seguro que a los niños les encantará que su madre, tía, prima... haya sido la que ella misma con sus manitas ha hecho las gominolas para su fiesta de cumpleaños; de todas formas lo del azúcar, si os preocupa, puede reducirse al gusto, o sustituirse por fructosa, que aunque tiene las mismas calorías que el azúcar, endulza más y se usa la mitad, o por algún edulcorante...

Os digo como las hice, esta cantidad da para bastantes, si queréis probar de momento podéis hacerlo con la mitad:
Puse a calentar a fuego bajo 200 ml de agua, 300 g de azúcar, 1 sobre de gelatina de fresa (puede ser del sabor que queráis) y de dos a cuatro hojas de colas de pescado (depende de si os gustan más blanditas o más compactas) remojadas previamente en agua fría y escurridas. Lo tuve removiendo de vez en cuando, durante 10 minutos, con cuidado de que no hierva.
Se pueden poner a enfriar en una bandeja en bloque y luego las cortas, pero lo mejor es rellenar cubiteras de hielo con formas (corazón, pez, barritas, o de las cuadradas...), antes de rellenar tenéis que pincelar la bandeja o cubiteras con un poquito de aceite para que luego sea más fácil desmoldarlas.
Se dejan enfriar en la nevera 12 horas como mínimo.
Una vez están desmoldadas, se rebozan en azúcar si se quiere, le da más el aspecto de una gominola (el azúcar, si los granos son gruesos, es aconsejable meterlo en una bolsa y pasarle un rodillo para hacerlo más fino, así es más agradable al comerlas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario