lunes, 28 de octubre de 2013

Sed perfectos.

¿Cómo ser perfectos, cuál es la perfección a la que deberíamos aspirar, cuál es la que tiene repercursión eterna?
Desde luego no es la de Hollywood, las pasarelas, sesiones de fotos, makeup cobertura total...ésta es pasajera y volátil.
Mateo 5:48 dice: "Por tanto, sean perfectos, así como su Padre celestial es perfecto."
Esa perfección, esa santidad e integridad debemos aprenderla de Dios, conforme Él la enseña en su Palabra, busquémosla de una forma seria y constante.
Hebreos 12:14 dice:" Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor."
Esa perfección no se trasnfiere, contagia o se pasa de unos a otros, debemos tenerla de manera individual, creciendo en ella poco a poco.
Alaba a Dios en una actitud de agradecimiento.
Lee la Biblia, interioriza lo que lees y vívelo, con la ayuda del Espíritu Santo sigue el ejemplo de Cristo.
Habla con Dios.
Esta es la perfección a la que debemos aspirar, como habla en Colosenses 3:12-17 : "Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto.
Que gobierne en sus corazones la paz de Cristo, a la cual fueron llamados en un solo cuerpo. Y sean agradecidos. Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón. Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él."

No hay comentarios:

Publicar un comentario