lunes, 30 de septiembre de 2013

Geranios

Me encantan las flores, me encantan las plantas, verlas, tenerlas, cuidarlas... lo bueno es que mi marido trabaja en una floristería y de vez en cuando cae algo.

Cuando nos mudamos a este piso, en el balcón (que está en la parte trasera de la casa), había una maceta grande de barro, preciosa, en forma de vasija con cordones... con geranios, estaban los pobres abandonaditos, secos, casi les había llegado su hora.
En un principio pensé, jolín, y ahora cargar con la maceta para dejar el balcón listo para cuando nos mudemos aquí, pero después dije, ¿y por qué no me la quedo, la limpio, cuido las flores? Siempre me han encantado las flores y plantas, pero nunca se me había dado por encargarme de ellas, así que tenía la excusa perfecta para comenzar a hacerlo.

El balcón no es grande, así que estoy limitada (contando también con que hay 4 llantas de mi marido y una bicicleta medio colgada..., por cierto, las llantas las he aprovechado apilándolas, cubriéndolas, y utilizándolas como "estantería" para poner pequeños brotes o macetitas, ya que está bastante más elevado del suelo, a poco más de un metro), pero tengo la maceta grande de geranios, otra más grande de hortensia, calas (que se me estropearon y ahora he puesto bulbos a ver si hay suerte), una dracaena (que la tengo más bien dentro de casa), albahaca, melisa, lechugas maravilla de verano, pimientos de padrón, pepinos y repollo corazón de buey.
Comparto el espacio con mi marido y sus plantas carnívoras (parece una selva, pero lo tenemos bien limpio, cuidado y lo más decorativo posible), en concreto tiene ¡14! y dos macetas más con semillas, jaja... al final me ha venido bien, para estar libres de moscas, mosquitos,etc...
Pues hoy quiero compartir con vosotros una foto de los geranios que ayer puse en un jarroncito, son los últimos  que saqué de la poda, ya que en esta época de otoño es la ideal para podar los geranios, yo los tengo fuera porque así me garantizo que tengan mucha luz, sobre todo en invierno, es una planta perenne, la floración es en primavera (como la mayoría de las flores), también puede ponerse en interior, pero hay que asegurarse de que tengan luz abundante. El riego es bastante fácil, sin que la tierra esté encharcada, no hay que dejar que se seque. Para mantenerla hay que mantener la tierra y planta limpias de hojas y flores secas, ya que esto puede atraer algunas plagas, yo por suerte no he tenido ninguna.
Ayer hice la poda y aboné con abono líquido en el agua de riego, y cada 15 días es bueno hacerlo.
Espero que os gusten las flores, aunque ya os digo, son las últimas, las que aproveché de haber podado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario